Té blanco

Té blanco

Este té se obtiene de las primeras hojas después del invierno, están recubiertas por unos vellos blancos, de ahí viene su nombre. Contiene más antioxidantes que cualquier otro té, y es muy bajo en teína. Ayuda a mejorar la función cardiovascular y fortalece el sistema inmunológico, ya que contiene una gran cantidad de polifenoles que mejoran las defensas. Además combate la retención de líquido, activa la circulación de la sangre y oxigena la piel.